Las soluciones de imagen óptica de gas y de imagen térmica de FLIR ayudan a descubrir riesgos invisibles en las plantas petroquímicas

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

SK Energy, la principal corporación de refinado de petróleo de Corea, utiliza las cámaras de imagen óptica de gas (OGI) y de imagen térmica de FLIR para las inspecciones de seguridad en la planta Ulsan CLX, una de sus refinerías clave. Para el equipo de inspección de Ulsan CLX, esta tecnología de FLIR es fundamental para mantener la seguridad en toda la planta. Dada la enorme escala de la planta de Ulsan CLX, su equipo de inspección utiliza una impresionante variedad de equipos de inspección para una amplia gama de propósitos: desde cámaras térmicas portátiles, como la serie Exx y la serie T de FLIR, hasta las cámaras OGI GF320 y GF346 de FLIR. En particular, la FLIR GF320 se ha convertido en una parte integral del proceso de inspección, y la planta de Ulsan CLX ha añadido más de diez cámaras a su arsenal de equipos de inspección.

El complejo de Ulsan, o «Ulsan CLX», es una instalación indispensable para SK Energy que desarrolla y produce la mayor parte de las materias primas petroquímicas y productos acabados de la empresa. También desarrolla y refina petróleo crudo, y produce productos petroquímicos, películas, hilos y textiles. Ulsan CLX tiene una capacidad de refinado de crudo de 840.000 barriles diarios, lo que la convierte en la mayor de su clase en Corea y la tercera del mundo para una sola planta petroquímica.

Instalaciones centrales de SK Energy

SK Energy hace todo lo posible por garantizar la seguridad de su enorme planta Ulsan CLX y evitar tiempos de inactividad innecesarios mediante la aplicación de exigentes protocolos de gestión de la seguridad, inspecciones preventivas y actividades de mantenimiento periódicas. La empresa emplea una serie de estrategias de seguridad, que incluyen medidas de seguridad diarias, trabajos de mantenimiento menores realizados cada año y proyectos de mantenimiento importantes cada tres o cuatro años.

ogi flir inspección

La tecnología de FLIR garantiza la seguridad de los operarios y el mantenimiento de las instalaciones

Durante el mantenimiento regular, SK Energy desactiva partes de su línea de producción y desmonta los equipos para realizar inspecciones y reparaciones detalladas. También revisa los equipos antiguos y sustituye los materiales de los catalizadores. Con más de 46.000 kilómetros de tuberías y equipos repartidos en 21 procesos de producción, es imposible inspeccionar todo el complejo con inspecciones periódicas. 

Por ello, SK Energy inspecciona los procesos de producción de Ulsan CLX de forma rotativa, vigilando de ocho a nueve procesos de producción a la vez. Solo estas inspecciones periódicas requieren cientos de miles de técnicos y personal durante meses. El mantenimiento regular es clave para gestionar la seguridad de las instalaciones y detectar posibles fallos antes de que provoquen una avería en el sistema. Esto no quiere decir que el mantenimiento regular pueda eliminar por completo los fallos de los equipos o los incidentes de seguridad. Por ejemplo, en cualquier sesión de mantenimiento regular, se desmontan y se vuelven a montar decenas de miles de componentes, se cierran y se abren válvulas y se sustituyen piezas viejas por otras nuevas. Como todo se hace a mano, existe una pequeña posibilidad de que los trabajadores no aseguren un tornillo o una válvula, lo que puede provocar un calentamiento anormal o fugas de gas.

Por qué las refinerías y las instalaciones petroquímicas necesitan FLIR

Cuando las tuberías de una refinería de petróleo o una planta química tienen fugas, el gas que se escapa puede ser tóxico. Estos gases tóxicos a veces no tienen olor ni color perceptibles, por lo que hay que tomar precauciones para garantizar la seguridad de los trabajadores.

La seguridad y la gestión de los equipos también son extremadamente importantes. Las refinerías y las plantas químicas tienen numerosas tuberías interconectadas horizontal y verticalmente. Estas tuberías suelen estar cubiertas con aislantes y refractarios para proteger la planta de temperaturas extremas. Sin embargo, cuando se utilizan durante mucho tiempo, pueden aparecer huecos entre el aislamiento y las tuberías, lo que provoca pérdidas de calor. Si no se identifican y solucionan estos problemas a tiempo, puede producirse una costosa parada de toda la instalación. 

Como explica el subdirector del equipo de inspección de Ulsan CLX, Bo-lim Lee, «las cámaras ópticas de imagen de gases y las cámaras térmicas de FLIR garantizan la seguridad de nuestros trabajadores frente a los gases nocivos que no se pueden ver a simple vista. Protegen toda la instalación y ayudan a proteger el complejo de peligros ocultos». 

Aunque el equipo de inspección utiliza una gama de productos FLIR, su dispositivo más valorado en términos de utilidad y fiabilidad es la GF320. Presentada por primera vez en el CLX de Ulsan en 2012, esta cámara de detección de gases se utiliza para escanear toda la instalación en busca de fugas de hidrocarburos o COV en las conexiones de las válvulas después de los principales proyectos de mantenimiento. Lee afirma que el uso de la cámara OGI GF320 para escanear toda la instalación después del mantenimiento se considera prácticamente obligatorio en el CLX de Ulsan.

inspección térmica OGI

Utilizando la cámara óptica de imágenes de gas (OGI) FLIR GF346, SK Energy pude detectar con precisión las fugas de gas en las partes soldadas de su conducto de entrada a la caldera de monóxido de carbono. De su caldera de monóxido de carbono.

Despliegue del FLIR GF320

Anteriormente, el Ulsan CLX utilizaba un detector de gases para detectar los gases nocivos. Aunque productos como los «sniffers» (analizadores de vapores tóxicos) pueden detectar la presencia o ausencia de gases nocivos filtrados en el aire, no son capaces de identificar el lugar específico en el que se produjo la fuga de gas. Los «sniffers» también requieren que el usuario se acerque físicamente al lugar de la inspección, lo que aumenta en gran medida los problemas de seguridad. 

En cambio, la GF320 puede visualizar las fugas de gases nocivos e identificar el lugar de la fuga. Los inspectores pueden barrer la cámara a través de un área objetivo desde la distancia -mejorando la seguridad- y evitar cualquier nube de gas cuando se acercan para ver de cerca. Otras ventajas de la GF320 son las imágenes térmicas, la estabilidad frente a los cambios en el entorno, la durabilidad y la facilidad de uso. Gracias a su utilidad y fiabilidad, la GF320 es un equipo muy popular no solo en el equipo de inspección de Ulsan CLX, sino también en sus departamentos de producción, que han adquirido más de diez cámaras OGI, GF320 adicionales. Lee dice: «Recomendamos encarecidamente la GF320 a otras refinerías de petróleo y plantas químicas».

La tecnología de FLIR garantiza la seguridad de los operarios y el mantenimiento de las instalaciones

Además de la GF320, SK Energy utiliza la cámara FLIR GF346 OGI, así como las cámaras térmicas FLIR T640 y E54 y la cámara para hornos FLIR GF309 para garantizar la seguridad de sus instalaciones.

La FLIR GF309 está filtrada a una longitud de onda especial para que pueda penetrar en las llamas para inspeccionar el interior de calderas y calentadores. Gracias a la GF309, SK Energy descubrió recientemente un deterioro causado por la coquización mientras inspeccionaba el tubo de un calentador en una de sus filiales. Los inspectores supervisaron su equipo las 24 horas del día con la cámara GF309, analizando qué componentes mostraban fluctuaciones de temperatura. Rápidamente identificaron el tubo calentador defectuoso y pudieron retirarlo y limpiarlo sin tener que cerrar la instalación. El equipo de inspección de Ulsan CLX emplea una cámara FLIR GF346 OGI para detectar fugas en sus dos calderas de monóxido de carbono. 

Normalmente, SK Energy convierte el gas tóxico del monóxido de carbono en dióxido de carbono no tóxico antes de descargarlo en el aire. Pero como ambas calderas son antiguas, tienden a tener fugas de monóxido de carbono por sus soldaduras. La GF346 permite al equipo de inspección localizar el origen de las fugas y repararlas antes de que el monóxido de carbono pueda causar algún problema de seguridad. En cuanto a las FLIR T640 y E54, estas cámaras termográficas son lo suficientemente portátiles y cómodas como para ser utilizadas ampliamente en las inspecciones de seguridad diarias. En particular, la T640 y la E54 pueden detectar fácilmente la pérdida de calor en las tuberías horizontales y verticales que tienen huecos en el aislamiento. 

«Las cámaras de FLIR son excelentes para visualizar factores de riesgo invisibles durante las inspecciones de seguridad de las instalaciones gracias a las imágenes térmicas de fácil lectura que proporcionan», afirma Lee. Y añade: «Esperamos que la gama de cámaras ópticas de imagen de gases y de imagen térmica de FLIR desempeñe un papel importante en nuestras inspecciones de seguridad y en la protección de los trabajadores».

Más artículos sobre cámaras OGI: